Solos, tu y yo
encerrados en esta mazmorra
no hay salida, tampoco hay dolor

Dominas
A veces impongo yo
Por fuera parecemos conformes
Pero solo en secreto oímos la voz

La voz que no se acobarda
La voz que rompe platos
La voz que tortura
La voz que nunca calla

¿Por qué no me dejas salir si sabes que ya no me necesitas?

Una vez se me concedió la huida
y yo afanado alcance a tocarla
y si, fui correspondido, pero
no supe verla , no supe amarla

¿Por qué insistes en querer controlarme si sabes que no sirve de nada?

Repito y destrozo

Es fuerza de voluntad
Es solo una decisión
Nada es para tanto
No hay obstáculos, no hay barreras, no hay mazmorras, no hay prisión

Entonces,
¿Por qué amamos tanto la teoría y nos rendimos ante la práctica?
Me sorprendo preguntando
¿Por qué no me dejas salir si quiero y puedo salir yo?

Qué tonto
Olvidaba que en esta mazmorra
no hay salida, pero tampoco hay dolor.